martes, 28 de agosto de 2007

Veredas de Luminosa Hermandad


Veredas Eslabones de Mis Pasos

Valores Humanos

Para mi Amigo Fran Gris

La calle y sus veredas me hacen mal

En ellas no hay mundos que sortear

No hay nada están vacías

Como el andar

Como el respirar sobre la toxica ciudad

Esas son veredas

Las veredas y sus aguaceros

De un invierno frió

En ella se ven las hormigas

Algunos papeles

En ellas en las veredas

Saben existe silencio

En las calles aunque es medio día

Las veredas están silenciosas

Los cerros halla lejos sonríe en la tristeza

Los cerros buscan mesero en sus músculos

La alegría que nos falta

El perdón que nos sacude

Donde han ido los saludos fraternos

De energía capaz de subirnos sin vuelo

Sobre las estrellas

Donde han ido

Esos sueños en donde cada escala de tonalidad

Nos llevaba al mismo cielo

Y más lejos

Donde la palabra empeñada es un compromiso

Como los valores humanos cincelados en joya divina

De preciosa y exquisita calidad

Parece quedarse en las vitrinas de antaño

Donde la tecnología se llevo el verano

Donde la conversación parece habernos dejado de lado

Espacios de un tiempo silencios. Solemnidad, silencios

La alegría no es solo una pelota de un campeonato

Ni un problema de una carretera y pesos mal gastados

Pregunto que nos esta pasando

Sobre mi piel en cada respirar

Valores humanos

Se me pudren las manos yo soy de barro

Y en mi pensar también olvido pero reparo

Donde caminan los valores siempre me he preguntado

Estamos desolados como las veredas

Somos números en una bandera

Somos Rut en el almacén

Que nos sucede en el corazón

Que permanece egoísta sobre ese mástil de bandera

De una sola estrella (izada antaño con poesía)

Me reconozco no existente

En este tiempo

Somos olvidados

Se nos ataca con egolatrías

Se nos encuadra en una fama

Que sin lectores

Sin ti, sin aquel, sin ellos

A todos uno a uno me refiero

Nos estamos desfalleciendo a cada paso

Y parece que nadie

Mira lo que mira

Veredas son ustedes mis días

Son mis ancestros de calles perdidas

Son mis dolores

En mi pecho suicida

Veredas, veredas buenos días

Sobre una hoja de árbol suprimida

Por la aridez de la vida paso marcho

Veredas de calles de calle tuyas y mía

Poesía corazón del alma

Corazón y vida

1 comentario:

Valeria dijo...

Que buen poema, a cada palabra y frase describías mis sentimientos cuando camino por las calles de mi ciudad, cuando veo pasar a la gente a mi lado sin mirarse a los ojos y compartir una mirada, cuando sólo somos números y no personas. Bien, profe, me sentí totalmente metida en tu alma poética.